Trovador.

Trabaja con la palabra material sensible y transgresora, para sazonarla con hechos cotidianos.

Con múltiples influencias en las que junta: la irreverencia del mester de juglaría, trova profana y más especias culinarias propias en la canción de autor.

Se baña con la ironía para limpiar su humanidad de los vicios faranduleros.

Intenta hacer canción de autor y vivir con ella, a pesar de las tentaciones carnales del capital.

Sus canciones han recorrido diferentes festivales en América Latina y Europa.

Es productor de encuentros de Canción de Autor y tiene cinco discos grabados.

Para chupar la miel de orquídeas que regala la vida, ocupa su lengua de colibrí. Disfruta del escenario como un niño sobre un delfín.

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *